ESPECIALISTAS EN DESCUENTO DE PAGARÉS DE MENOR CUANTÍA
 

¿Somos caros? 

FIT FACTORING cotiza cada operación de forma individual, pero existe un coste MINIMO por crédito de 150 euros, independientemente del importe y del plazo, dado que es un nivel que consideramos que cubre nuestros costes fijos (administración, informes comerciales, disponibilidad de la financiación, timbres, gastos transaccionales,  etc).

FIT FACTORING es COMPETITIVO,  y a continuación trataremos de evidenciarlo.

La financiación más cara es que aquella que NO se recibe en tiempo y forma, y que provoca situaciones como, por ej.:

  • asumir el coste de un descubierto (p.e. 33% y 2,5% de com. de descubierto), 
  • sanciones de la AEAT o Seguridad Social por el pago fuera de plazo (20%, 10%,...), 
  • la pérdida de contratos 
  • penalizaciones contractuales por falta de liquidez.
  • y en general, el coste reputacional por cualquier retraso.

Sin duda, son casos en los que el coste de oportunidad puede ser más elevado.  

FIT FACTORING, como es obvio, no accede a la liquidez proporcionada por el Banco Central Europeo a los bancos a un coste marginal,  o a depósitos y cuentas corrientes no remuneradas e incluso penalizadas. 

Nuestro coste es UNICO y TRANSPARENTE para cada operación, y el proceso conlleva menos formalidades 

  • NO implica costes de formalización (notario, gastos de apertura, etc ), 
  • NO solicitamos avalistas, 
  • NO se opera sobre una cuenta, evitando los costes de mantenimiento y administración que conlleva,  
  • NO se aplican comisiones de devolución (suelen alcanzar hasta un 6,5%), 
  • NO se exigen "imposiciones" relacionadas con contratación tarjetas, seguros, etc.  
  • NO declaramos el riesgo a la CIRBE. 
  • NO existen limitaciones por ubicación física del cedente ni del pagador (librado), tenemos capacidad de negociar créditos comerciales en todo el territorio nacional.

En conclusión, nuestros costes puede ser COMPETITIVOS en determinadas situaciones,  y como hemos dicho al inicio:  la financiación mas cara es aquella que no se recibe en tiempo y forma en el momento en que resulta imprescindible.