ESPECIALISTAS EN DESCUENTO DE PAGARÉS DE MENOR CUANTÍA
 

Nuestra visión

FIT FACTORING nace para ser una plataforma de financiación complementaria al sistema financieros tradicional.    

Las entidades financieras tradicionales han ido evolucionando hacia un modelo de gestión basado en el concepto de  "capital regulatorio", concepto que se asienta por primera vez a nivel europeo, en el Acuerdo de Basilea I (1.988);  y esencialmente establece que el cálculo o asignación de ese "capital regulatorio" hace necesario establecer una valoración a cada cliente (conocida como "rating"), de tal modo que una mejor valoración implica una mejor calidad crediticia del cliente, y por tanto, una menor necesidad de capital,  y en consecuencia,  una mayor rentabilidad sobre los recursos propios de cada entidad..

Estos modelos de gestión de recogen información cualitativa y cuantitativa de los clientes para establecer esas valoraciones o ratings, las cuales constituyen la base para la toma de decisiones crediticias (riesgo y condiciones).  

Dichos modelos pueden ser externos, como los de las agencias de rating, o internos, los cuales requieren la homologación de las autoridades bancarias europeas; en cualquiera de los dos casos, difícilmente se recogen todas las casuísticas, por lo que muchas empresas no son justamente valoradas desde el punto de vista crediticio, y a este colectivo es a quien FIT FACTORING quiere aportar valor siendo parte de sus fuentes de financiación. 

El acuerdo de Basilea ha ido evolucionando hacia una mayor exigencia, actualmente está en vigor Basilea III, y ya está en el horizonte Basilea IV, que será de aplicación en 2.025, y cada vez impondrá mayores exigencias.  Es evidente que al colectivo de PYMES y Autónomos, por su peculiaridad, tendrán un encuadramiento cada vez más complejo dentro de estos modelos de gestión. 

Inevitablemente la banca tradicional debe ser un aliado para cualquier empresa, pero en muchas ocasiones NO puede resolver todas las necesidades de financiación, y su gestión estará muy encorsetada dentro de la regulación antes comentada.

Por otro lado, el proceso de concentración bancaria que se ha producido en el sistema financiero español, ha dado lugar a muchas zonas "desbancarizadas" donde existen muchas PYMES y autónomos a los que proponer un canal financiero adicional.  

Todo ello hace necesario la existencia de un ecosistema financiero no tradicional y sin limitaciones regulatorias donde las empresas puedan encontrar financiación complementaria.